Ovillo de algodón - Katia Márquez



a veces simplemente dejo pasar la vida

Respiro.
Camino.
Avanzo sin contar los pasos,
dejando que el destino me desvele el misterio,

sin perseguir la suerte que me aguarda,
a sabiendas de que cualquier encuentro
será una parte más del hilo de mi aguja.
Pacientemente observo,
sin búsquedas ni esperas,
no sea que me sorprenda alguna decepción
y le dé marcha atrás a mi ovillo
sin lograr destejer lo que ha quedado en mi memoria.
Mi ovillo de algodón,
en él me voy durmiendo
y amanezco entre su tibia suavidad,
me mezo y me reencuentro.
Así voy,
tejiendo historias con los hilos que me da la vida.
Así soy,
sin inicio, ni fin, ni despedidas.
Aquí estoy,
alimentando el canto de mis días.


Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Escondido y lejos

Desvelo

Cotidiana I - Mario Benedetti

Olvido - Carlos Medellín

Adiós - Idea Vilariño

Alegría - Mario Benedetti