Pétalos...

No me importa tocar tus llamas con mis dedos si así puedo salvarte.

Tengo todas mis fuerzas centradas en aplacar tu dolor,
mis manos se han cubierto de llagas que me han ido quemando,
porque es tanta tu tristeza que el fuego de tu llanto no se disipa.
Pero no me importan las heridas causadas en un intento de sostenerte,
ni me importa tocar tus llamas con mis dedos si así puedo salvarte.
Me importa solamente inculcarte un poquito de esperanza,
regalarte mi Fe para que no naufragues,
protegerte con mi corazón.
Sé que hay dolores profundos que necesitan tiempo para cicatrices,
yo te ofrezco ser pozo de tus penas,
piel donde dejar tus marcas,
pecho para tus lagrimas,
océano, para lo inmenso de tu sufrimiento.
Recuéstate a mi,
porque aún me quedan pétalos para fundir en tu lamento.

Katia Márquez

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Hagamos un trato - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti