No te detengas - Katia Márquez

Y si te sientes solo y aturdido, y todas tus heridas se descosen, recuerda que después de cada noche, el sol vuelve a mostrarte otro camino.

Busca en la niebla.
Aunque sea espesa, pálida y desconcertante,
atraviésala con una estrella errante,
que la fulmine como un rayo que se quiebra.

Rompe tus piedras,
las que laceran tus pies y tus latidos,
rasga la soledad de tus sonidos,
no claudiques, no escapes, no te pierdas.

Busca tu esencia,
sal a nadar atravesando las tormentas,
no dejes de avanzar, no te detengas,
porque no crecerás si no lo intentas.

Y si te sientes solo y aturdido,
y todas tus heridas se descosen,
recuerda que después de cada noche,
el sol vuelve a mostrarte otro camino.

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Desamor

Pletórica

Destino

Escondido y lejos

¿Dejar de soñar?

Soneto II - Pablo Neruda