Caminando- Katia Márquez

“ sé que a veces se pierden tus ojos, entre las ramas de la melancolía pero siempre serás, de algún modo, quien calme con su risa mi agonía “
Caminaba sin prisas y encontré una flor,
no eras tú, más se te parecía.
Tenía los mismos pétalos que llevas en tus alas,
y el mismo despertar de tus mañanas,
tus colores de vida y esperanza ,
tu certeza, tu fuerza , tu confianza,
la luz ardiente de tus inmensidades,
la forma celestial de tus andares.
Mucho se parecía,
más le faltaba el beso,
ese que solo encuentro entre tus brazos,
ese que solo tengo en tus orillas.
Caminaba feliz y complacida,
no estabas a mi lado pero estabas,
yo sujetaba el vuelo de tu nido,
la flor era tu esencia que viajaba
es cierto que no estabas, pero andabas,
eras el corazón de mi suspiro.


También te puede interesar : Despertar 

Entradas más populares de este blog

Coincidir- Méxicanto

19 días y 500 noches - Joaquín Sabina

Paloma quiero contarte -Víctor Jara

Chau número tres - Mario Benedetti

El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Máquez

Una cita en la luna

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo