A quién - Mario Benedetti

La frase de la imagen es ilustrativa
No pertenece a Mario Benedetti

Ya no sólo de pánico
vive el hombre
por eso
es una paz no dulce
no tranquila
no alegre

con esa pobre cuota
de promesas y aves
que necesita el cielo
de una siesta cualquiera

sin embargo
los hombres y mujeres
ya no entornan los ojos
como era previsible
y lo contemplan todo
el futuro diezmado
la brisa que ahora adula
como al pasar
las hojas
la ola que no llega
la voz que no se rompe

toda la paz sencillamente no

el cascarón del orden
el salto o dios o cuervo
que se cierne
sobre la paz no mansa
sobre la paz en sombra
sobre la paz espera

a quién.

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Hilo rojo

Desamor

Guarda mi corazón

¿Dejar de soñar?

Amor no correspondido

Enemigo - Mario Benedetti