Traigo el mar en un dedal - Mario Benedetti

La rosa de oro
no se marchita
ni tiene aroma
el cielo ajeno
que te envenena
ya no es azul

traigo el mar en un dedal

y tu rostro es la noticia
mis utopías
tienen el sello
de tu caricia

si la memoria
no cuenta cosas
maravillosas
y si el hastío
cubre la noche
de desamor

si amanece la verdad
con su gallo agradecido
mis fantasías
inventan leyes
contra tu olvido

si mi flojera
tiene el delirio
de ser valiente
y tu cordura
sabe mezclarse
con el placer

traigo el mar en un dedal
y tu rostro es mi amuleto
con nadie hablo
de tus perdones
Mario Benedetti - El amor es un centro

También te puede interesar : Ese gran simulacro

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Desamor

Pletórica

Destino

Escondido y lejos

¿Dejar de soñar?

Soneto II - Pablo Neruda