Lo decidí



Hoy decidí dejarte libre cómo las aves,
no interrumpir la felicidad que observo
en tus ojos, seguir por los caminos
difíciles de la vida sin tu mano.

Con el tiempo estaré bien, me consuela
saber que eres fuerte y ahora seguirás
los sueños que se convertirán en una
hermosa realidad, el triunfo de ser feliz.

Nuca podré olvidarte, es tan difícil dejar
lo que se ama, pero es mejor así, te recordaré
en mis mañanas y por las noches escribiré
la historia de una mujer inolvidable.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Sesgo de una mentira

Hilo rojo

De carne y hueso - Edgar Oceransky

Eternamente tuya

El amor que calla - Gabriela Mistral

Sombras de ti

Destino