Eterno - Mario Benedetti



Cuando no tenga manos
ni sexo
ni pulmones
ni mirada
y con un deleznable tinguiñazo
estos labios se vuelvan
ceniza
o aserrín
aspiraré a quedarme
sin embargo
en una voz tan breve
de una sola palabra que podría ser No
o Dios
o Cuándo

o más probablemente
un hipo
sin memoria.


Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Hilo rojo

Fuego mudo - Mario Benedetti

Adiós - Idea Vilariño

Al despertar.

Poema 4 - Pablo Neruda

Me gusta la gente simple -Facundo Cabral



En este sitio usamos cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información |