Exceso de amor




Te sigo amando después de tanto tiempo,
sigues en mi pensamiento como bendición,
mis escritos son dedicados a tu belleza,
son los poemas que nacen del alma.

Al verte mis ojos brillan tal luciérnaga en la oscuridad,
cuando estás ausente mi corazón se entristece,
necesito apreciar tu sonrisa cada mañana así
también tu abrazo por las noches al despedirnos.

Te necesito tanto, eres lo más apreciado que tengo,
una joya invaluable que el destino me regaló,
te prometo cuidar siempre tu sombra, seguirla
hasta que mi cuerpo cansado deje de existir.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Vaya uno a saber - Mario Benedetti

Desvelo

Adiós

Palabras menores - Mario Benedetti

Ah soledades - Mario Benedetti

Indómito

Prisionero de tu olvido