vivir sin ti




Con un café en la mano te recuerdo,
el silencio ahora es mi compañero,

la soledad nuevamente regresó,
triste escribo lo que me dicta el alma.

Tu ausencia me mata lentamente,
reconozco que jamás regresarás,
castigo cruel merecido al descuidarte,
no es posible tu perdón, no lo merezco.

Soy un soñador torpe siempre con tinta
en las manos, perdido en los sueños,
con el corazón desecho por el pecado
de entregarme a la pasión del pasado.

Sigue con tu vida, alza tus alas y vuela,
vuela lejos mi niña, en las noches no
pares de soñar, busca un buen amor,
pero; jamás vuelvas a pensar en mí.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

No me destierres