Guardando las palabras




La sensación no termina,
es difícil controlar la ansiedad
de decirte que te deseo como
antes, sabes, estás en mis sueños.

Mi pensamiento siempre lo
tienes, es difícil entender
que mi amor ahora es prohibido,
callar lo que se debería gritar.

Seguiré callando, guardando las palabras
ocultas del alma, conservando las
ganas desequilibradas de decir;
¡Me muero por besar tus labios!

Gustavo Huerta
G. H.


-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Hagamos un trato - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti