Un soñador





Es necesario el adiós, no puedo estar más contigo,
dolerá un tiempo, pero al final será lo mejor, no te
inquietes es para bien, te aseguro que tu alma tan
bella estará mejor, debes alejarte rápidamente de mí.

Perdona todo el daño ocasionado en tu corazón,
no aprendí a amarte de la forma apropiada, sólo
originé tristeza y tormento, lamento de verdad todo,
encontrarás la felicidad , necesaria para seguir.

Ahora la vida comenzará a juzgar mi proceder,
nuevamente estaré con la soledad, nunca me olvidó,
exige mi presencia, estar con la poca fuerza existente,
ridícula voluntad de seguir adelante mirando el suelo.

Te pido no cometer el mismo error de fijarte en alguien
como yo, un soñador manchando sus manos siempre
de tinta, por la noche sueña contemplando una hoja,
especulan, ¡es un loco! Al atardecer convertido en sombra.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Al despertar.

Palabras

Eternamente tuya

Si piensas en mí

Fuego mudo - Mario Benedetti

Hilo rojo