Martes 30 de julio - Mario Benedetti



La frase de la imagen es ilustrativa
NO pertenece a Mario Benedetti

A mí me cuesta ser cariñoso, inclusive en la vida amorosa. Siempre doy menos de lo que tengo. Mi estilo de querer es ése, un poco reticente, reservando el máximo sólo para las grandes ocasiones. De modo que si siempre estuviera expresando el máximo ¿qué dejaría para esos momentos (siempre hay cuatro o cinco en cada vida, en cada individuo) en que uno debe apelar el corazón en pleno? También siento un leve resquemor frente a lo cursi, y a mí lo cursi me parece justamente eso: andar siempre con el corazón en la mano.

Mario Benedetti - La tregua

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Hilo rojo

Desamor

Guarda mi corazón

¿Dejar de soñar?

Amor no correspondido

Enemigo - Mario Benedetti