Quiero amarte





Alma, desprende toda tu fuerza
para que comprenda tu amor
desgarra la inmortalidad para
dejar ahora en ella tu recuerdo.

Entrégate de una forma fiel,
completa… sin duda alguna
acaricia también su alma para
que unidas nadie las separe.

No temas, es tan hermosa
su figura con un gran corazón
y pesar de la herida recibida,
brilla; es difícil abandonarte.

Alma, ¡ámala sin mesura!
No dejes que se aleje nunca,
porque solamente así volverás
a encontrar la armonía lastimada.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Destino

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote