Sólo Dios puede amar así.

Dale a los seres que amas alas para volar,raices para volver y razones para quedarse
No se me escape del alma;
quédese ahí,
siempre conmigo,
aún la necesito.

No busque otro corazón que la ame
el mío aún tiene tanto que dar,
usted no necesita más.

Le regalo todos mis suspiros,
mis humildes versos,
mi fuerza,
mi devoción .

Y si no le basta,
le regalo mi ausencia
con la promesa de no olvidar mi amor.

Al final de todo,
con el tiempo se dará cuenta
que nadie podrá amarla como yo.

Que me necesita tanto,
porque amor como el nuestro
sólo Dios lo puede dar.
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Al despertar.

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti