Mi Buenos Aires querido - Juan Gelman


Sentado al borde de una silla desfondada,
mareado, enfermo, casi vivo,
escribo versos previamente llorados
por la ciudad donde nací.
Hay que atraparlos, también aquí
nacieron hijos dulces míos
que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
Hay que aprender a resistir.
Ni a irse ni a quedarse,
a resistir,
aunque es seguro
que habrá más penas y olvido.

Entradas más populares de este blog

Diez menos cuarto - Fede Comín

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

Amor, amor de mis amores - Natalia Lafourcade

Yo te amaré en silencio

En paz - Amado Nervo

Posdata - Joaquín Sabina