A quien corresponda - Joan Manuel Serrat

ue las manzanas no huelen,  que nadie conoce al vecino,  que a los viejos se les aparta  después de habernos servido bien.    Que el mar está agonizando,  que no hay quien confíe en su hermano,  que la tierra cayó en manos  de unos locos con carnet.
Un servidor,
Joan Manuel Serrat,
casado, mayor de edad,
vecino de Camprodón, Girona,
hijo de Ángeles y de Josep,
de profesión cantautor,
natural de Barcelona,
según obra en el Registro Civil,
hoy, lunes 20 de Abril de 1981,
con las fuerzas de que dispone,
atentamente

EXPONE (dos puntos)

Que las manzanas no huelen,
que nadie conoce al vecino,
que a los viejos se les aparta
después de habernos servido bien.

Que el mar está agonizando,
que no hay quien confíe en su hermano,
que la tierra cayó en manos
de unos locos con carnet.

Que el mundo es de peaje y experimental,
que todo es desechable y provisional.

Que no nos salen las cuentas,
que las reformas nunca se acaban,
que llegamos siempre tarde,
donde nunca pasa nada.

Por eso
y muchas deficiencias más
que en un anexo se especifican,
sin que sirva de precedente,
respetuosamente

SUPLICA

Se sirva tomar medidas
y llamar al orden a esos chapuceros
que lo dejan todo perdido
en nombre del personal.

Pero hágalo urgentemente
para que no sean necesarios
más héroes ni más milagros
pa' adecentar el local.

No hay otro tiempo que el que no ha "tocao",
acláreles quién manda y quién es el "mandao".

Y si no estuviera en su mano
poner coto a tales desmanes,
mándeles copiar cien veces
que "Esas cosas no se hacen".

Gracia que espera merecer
del recto proceder
de quien no suele llamarse a engaño,
a quien Dios guarde muchos años.

AMÉN.


También te puede interesar : Hoy puede ser un gran dia


Entradas más populares de este blog

El breve espacio en que no estás - Pablo Milanés

Así estoy yo sin ti - Joaquín Sabina

Si alguien llama a tu puerta - Gabriel García Márquez

Así,verte de lejos- José Ángel Buesa

Te quiero - Mario Benedetti

Quiero abrazarte tanto -Ana Belén /Víctor Manuel

Ausencias - Mario Benedetti