Causas y azares - Silvio Rodríguez

Cuando Juan regresaba a su lecho  no sabía ―oh, alma querida―  que en la noche lluviosa y sin techo  lo esperaba el amor de su vida.

Cuando Pedro salió a su ventana
no sabía ―mi amor, no sabía―
que la luz de esa clara mañana
era luz de su último día.

Y las causas lo fueron cercando
cotidianas, invisibles.
Y el azar se le iba enredando
poderoso, invencible.

Cuando Juan regresaba a su lecho
no sabía ―oh, alma querida―
que en la noche lluviosa y sin techo
lo esperaba el amor de su vida.

Y las causas lo fueron cercando
cotidianas, invisibles.
Y el azar se le iba enredando
poderoso, invencible.

Cuando acabe este verso que canto
yo no sé ―yo no sé, madre mía―
si me espera la paz o el espanto,
si el ahora o si el todavía.

Pues las causas me andan cercando
cotidianas, invisibles.
Y el azar se me viene enredando
poderoso, invencible.

Silvio Rodríguez -Disco: Causas y azares

También te puede interesar : Te doy una canción


-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Sobran las palabras - José Larralde

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Recuerdos del alma

Destino

Después - Mario Benedetti

Echar las cartas/6 - Mario Benedetti