Lágrimas de mármol - Joaquín Sabina


El tren de ayer se aleja, el tiempo pasa,
la vida alrededor ya no es tan mía,
desde el observatorio de mi casa
la fiesta se resfría.

Los pocos que me quieren no me dejan
perderme solo por si disparato,
no tengo dirección para mis quejas
que tocan a rebato.

Acabaré como una puta vieja
hablando con mis gatos.

Superviviente, sí, ¡maldita sea!,
nunca me cansaré de celebrarlo,
antes de que destruya la marea
las huellas de mis lágrimas de mármol,
si me tocó bailar con la más fea,
viví para cantarlo.

Dejé de hacerle selfies a mi ombligo,
cuando el ictus lanzó su globo sonda,
me duele más la muerte de un amigo
que la que a mí me ronda.

Con la imaginación, cuando se atreve,
sigo mordiendo manzanas amargas
pero el futuro es cada vez más breve
y la resaca, larga.


También te puede interesar : Posdata 


Entradas más populares de este blog

Olvido circular

Te escondo en mis sueños

Ojos Negros.

Deseo ...

No renuncio a quererte

Solo deja que te ame

Me falta