Después de las fiestas - Julio Cortázar

qué hermoso era saber que estabas  ahí como un remanso,  sola conmigo al borde de la noche,  y que durabas, eras más que el tiempo,    eras la que no se iba


Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.

Julio Cortázar


También te puede interesar: El futuro 

Entradas más populares de este blog

Coincidir- Méxicanto

19 días y 500 noches - Joaquín Sabina

Chau número tres - Mario Benedetti

El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Máquez

Paloma quiero contarte -Víctor Jara

Una cita en la luna

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo