Ahora no me acuerdo ya de ti




Ahora solo quedan besos al viento,
juegos de niñez que se olvidaron;
abrazos a la virgen de los excesos
que nos salvan y libran del pecado.
Ahora quedan versos en silencio,
tratados de impaciencia ya sin pies;
besos con sal que no se dieron;
la tarea ardua de segar la mies.

Ahora que no nos olvidan los muertos,
que brindan en las casas de alquiler;
se arrebatan de las mangas tantos ases
que alguna vez nos dieron de comer.

Ahora los mausoleos se pintan grises
desde que se han cerrado para mí;
ahora te recuerdo en cicatrices;
ahora no me acuerdo ya de ti.





Jimmy Solano 

También te puede interesar: " Éramos "

Entradas más populares de este blog

La piel es de quien la eriza

A la orilla de la chimenea - Joaquín Sabina

Extráñame

Amor no correspondido

Una cita en la luna

Yo te amaré en silencio

De carne y hueso - Edgar Oceransky