Éramos

Regálame Aquella tibia mirada Aquella última Aquella que nos dedicó la despedida.






Regálame
Aquella tibia mirada
aquella última
aquella que nos dedicó la despedida.

Era domingo
Éramos tú, yo, un amor destruido y dos vasos vacíos
finalmente éramos.

Regálame
La inútil paciencia mía
Esa que ahora descansa eterna
junto a mis cenizas.












También te puede interesar:  " Y se cansó mi terquedad "


Entradas más populares de este blog

Entre pobres

Amor de otoño - Pablo Milanés

El amor en los tiempos del cólera -Gabriel García Márquez

En un rincón del alma - Alberto Cortez

Una cita en la luna

En mis sueños - Clementh Villarreal

Soneto XVII