Anhelos.



Deslizar mis dedos y
en tu lienzo escribir como ayer,
disfrutar cada palmo de tu piel
saborear tus labios néctar de pasión,
con tus caricias llegar al edén.

Caudal impetuoso que sacie la sed
despertar mariposas que habitan en mí,
exhalar el suspiro de muerte fugaz
renacer al instante en unísono frenesí.

Estos son mis anhelos
pero hoy no estás aquí,
acaricio en silencio mi cuerpo vacío
la soledad me abraza y esperamos por ti.
Clementh Villarreal

Entradas más populares de este blog

Cotidiana I - Mario Benedetti

Hilo rojo

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Fuego mudo - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Hilo rojo

Escondido y lejos