Que te amen


Que te amen
con las mismas fuerzas
que lanzan los vientos
al desatarse
el huracán más intenso.
Con las locas ganas
que almacenan los anhelos
de verse reales
y totalmente plenos.
Con el profundo misterio

de inolvidables historias
de pasiones eternas
que alcanzaron la gloria.

Que te amen.

¡Si mujer, qué te amen!

Que te expresen al oído
sobre sentires de adentro.
Que te digan a los ojos
que de los días más felices
aun no ha llegado el momento.

Que destierren uno a uno tus miedos
que fueron plasmados sobre ti
por los tempestuosos tiempos,
que te atrevas a olvidar todo
y a vibrar en un beso.
Que te amen.

¡Si mujer qué te amen!

Y que tu ser entero también se enamore
como del sol de septiembre
lo hacen las flores.
Que mientras estés amando
sientas que te elevas,
que resurges libre,
viva y completa.
Que mientras estés amando
tu esencia única sea
la de una mujer que sigue, busca e intenta
abrazar con el alma
todo aquello que sueña.


Lorena Luna

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Urgente...

Escondido y lejos

Fuego mudo - Mario Benedetti

Cotidiana I - Mario Benedetti

Hilo rojo

La otra copa del brindis - Mario Benedetti