Ríe.


valientes los que recogen sus propios pedazos y se arman solos.
Guarda recuerdos que duelen,
mañanas que no quisiera despertar,
noches eternas,
oraciones no escuchadas,
soledad que suplica quedarse.

Es un corazón roto pero ríe;
ríe cuando la gente lo saluda;
un alma grande,
cuyos ojos se iluminan
cuando reconoce
que fue lo mejor para los dos.
G.H

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Fuego mudo - Mario Benedetti

Urgente...

Escondido y lejos

Hilo rojo

Cotidiana I - Mario Benedetti

A ras del sueño - Mario Benedetti