Hermosa Alma…

Así la vi, el viento soplaba su rostro
con sus ojos brillantes como siempre.
Sus lágrimas por fin se secaron y
se convirtieron en piedra, ríe!!!
Sonríe con ese rostro que estremece al mundo
porque sabe que está lista para comenzar de nuevo,
sin rencores que lastime su hermosa alma.
G.H

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Escondido y lejos

Desvelo

Cotidiana I - Mario Benedetti

Olvido - Carlos Medellín

Adiós - Idea Vilariño

Alegría - Mario Benedetti