Almas desesperadas

los suspiros contienen lo que no podemos decir con palabras
Encantador momento en el cual la sabanas tan blancas como la nieve acarician tu cuerpo y dejan caer suavidad sobre la tersa y hermosa piel que el viento acaricia una y mil veces mas, esta noche y cuántas noches más podría ser viento y jugar con tu cabello, ésta y mil noches más cuántas veces mas podría ser viento y rosar tus labios carnosos que provocan el más eterno beso encarnado en piel y deseo. 



Desnudaré tu alma con mi pensamiento, fornicaré tu corazón con mis palabras, acariciaré tu corazón con mis suspiros y beberé de tu manantial de vida hasta tu último suspiro, dejaré en ti la huella de mis labios, en cada rincón de tu mente dejaré mis caricias, en cada pensamiento y en cada sensación estaré en ti y despertaré lo que en tu cuerpo estaba escondido para deleite de mi alma. 

Mánu Ortega

También te puede interesar : Sin respuesta




Entradas más populares de este blog

Cotidiana I - Mario Benedetti

Hilo rojo

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Fuego mudo - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Hilo rojo

Escondido y lejos