Reloj



Reloj que minuto a minuto
matas mi alma
Lento, caminas diminuto
cómo mar en calma.

El frío viento
rosa mi piel

hiriendo violento
y estremeciendo mi ser.

Bajo el manto oscuro
y el destello de los astros
así en lo profundo,
mi soledad implora tus brazos.

Tu tic-tac nuevamente
me ubica en donde estoy
pero, su recuerdo en mi mente,
me aleja de la realidad hoy.

Su amor es mi luz,
pero hoy su ausencia
se convierte en mi cruz
añorando en mi alma su presencia.

Reloj, ¡detente ya!
oh! tu tic-tac acelera,
mañana, mañana quizá
sea otra mi quimera.


Mily Cota
También te puede interesar:  "Corazón de madera "

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Escondido y lejos - Mario Benedetti

Hilo rojo

Digo que no puede decirse el amor... - Jaime Sabines

Fuego mudo - Mario Benedetti

Escondido y lejos