No te vayas



De la trágica sombra del olvido
en tropel me llegaron tus palabras,
sólo tres en tu voz permanecieron:
¡no te vayas!
Gerardo Molina

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno

Nocturno - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Incitación - Mario Benedetti

Al despertar.

Soneto II - Pablo Neruda

De carne y hueso - Edgar Oceransky



...