Audaces




El deseo palpita entre tu piel y mi piel,
está escrito en la memoria táctil,
que recorre nuestros cuerpos
y desnuda nuestras almas.
nada puede detener el mágico
impulso de los amantes.

Enamorados,
entregados a ese amor inmaculado,
a ese amor enajenado,
que nace de la profundidad
de sus entrañas
y florece a la luz
de sus miradas.
audaces,
libres de elegirse cada día.
Laura Roda

También te puede interesar : Arrebato de amor

-

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Destino

Desamor

Pletórica

Destino

Soneto II - Pablo Neruda

Hilo rojo