La distancia

Despierta el alma al sentir tu presencia,
la distancia no importa cuando la pasión toca,
el brillo de tus ojos viaja con rumbo al corazón
diciendo los secretos, demandando cariño.

Correr rumbo a ti logra la felicidad,
las manos esperan ansiosas las caricias en el rostro,
los labios húmedos despiertan con un aliento fresco
confesando la magia de los sueños y su poder.

Te miro en sombras de la soledad, escribo poemas
con el cuidado que necesita una flor, la inspiración
consiguió olvidar el pasado para dictar la locura
de un nuevo episodio en la estación del tren olvidado.

Aroma a café, sombras de humo, estrellas, el sol,
la luna… todos cómplices de la espera, la distancia
se pierde lentamente, atrapado estoy en la emoción
de saber con certeza que tus pasos caminan hacia mí.


Gustavo Huerta

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Destino

Destino

Desamor

Pletórica

¿Dejar de soñar?

Soneto II - Pablo Neruda