La alborada


Algo aprieta mi garganta,
una palabra atravesada,
como una espada,
ataca mi mente, atrapa mi alma.

Y esta palabra me hiere,
se siente apresada,
como una coartada,
no se descubre, busca ser nada.

Algo aprieta mi garganta,
una de las furias desatada,
como una pedrada,
se escabulle, mientras me aguarda.

Y esta furia me agobia,
se sueña liberada,
como la alborada,
no se detiene, se anima en batalla.


Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Al despertar.

Fuego mudo - Mario Benedetti

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Nocturno

Aún te siento

De carne y hueso - Edgar Oceransky