Volver a empezar


Hermosa mañana de invierno,
se escuchan los cantos de las aves,
un cielo azul con destellos blancos,
se siente una sensación encantadora.

Regresan a la mente los bellos recuerdos,
el corazón se entusiasma,
el alma canta su melodía,
aparecen los aromas de esperanza.

Es un buen día para dejar rencores,
dejar brillar los ojos como estrellas,
colmar de energía nuestro camino,
abrigar la sensibilidad para amar.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Al despertar.

Fuego mudo - Mario Benedetti

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Nocturno

Aún te siento

De carne y hueso - Edgar Oceransky