Azul




Observar al cielo evoca felicidad,
el cristal mojado del templo refleja
magia, en tu rostro los ojos seducen
la vagabunda vida de los años fortuitos.

Dificultades formando en lo profundo
del alma una sensación de paz por un
aroma inconfundible que dejan tus pasos,
textura sutil de piel hermosa de los brazos.

Soñador de las estrellas marcando con
lápiz su historia, hojas volando lejos
en el cual nadie conoce el significado,
murmullo angelical convertido en canto.

Azul  el color de la ilusión de estar contigo,
deslumbrante para caminar en la oscuridad,
llamarada perpetua de rumbos infinitos,
adoración de la locura absurda heredada.

Gustavo Huerta
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Destino

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote