Soledad




Soledad que no te marchas
ni el amor puede alejarte
vives en mi y a veces creo
que ni muriendo me dejarías.

Vivo en los límites,
entre tú, soledad mía,
los amores,
las tormentas y las calmas,
la alegría y mi tristeza
que se vuelven infinitas
en mi alma.

Se entrelazan en el fondo
alegrías y tristezas
y detrás
estás tú, soledad mía.
Siempre conmigo,
a veces,
callada …
como si durmieras.

Aulis Tornero

-

Entradas más populares de este blog

Al despertar.

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Fuego mudo - Mario Benedetti

Nocturno - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Al despertar.

Al fin del crepúsculo