Imagina.




Imagina que me amaste,
sueña que me tuviste
que bebiste de mis labios
el néctar prohibido.

Imagina que me llevaste,
a tu cielo entre nubes de algodón
que quisiste ver las estrellas
aun cuando un nuevo día nació.

Sueña que todo es posible
que el destino
nos puede alcanzar.

Imagina, sueña,
que de sueño en sueño
se construye una verdad.

Clementh Villarreal

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Al despertar.

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti