Amores.





Cúspides alcanzadas
noches plateadas
lunas satinadas
estrellas dominadas
amores conquistados.

Pasiones descubiertas
heridas abiertas
cuerpos encontrados
amores eternos.

Noches de desvelo
almohadas mojadas
promesas reencontradas
amores no olvidados.

De nuevo a la conquista
como ayer lo hice
nuevas experiencias, mismas aventuras,
mismos tormentos, mismos corazones,
hoy como antes, los mismos amores.

Clementh Villarreal

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno

Nocturno - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Al despertar.

Incitación - Mario Benedetti

Soneto II - Pablo Neruda

Poste restante - Mario Benedetti



...