Un corazón



Mujer de gran alma,
luchas imparablemente,
iluminas los caminos,
tu luz alegra mi vida.

Mujer de gran humildad,
ayudas a los que te rodean,
extiendes tus manos al necesitado,
sonríes para minimizar la angustia.

Mujer admirable,
dejas a un lado tus penas
para originar sueños a los demás,
tu voz siempre da consuelo.

Un gran corazón te dio Dios,
nunca dejes de abrazar al que
lo necesita, sigue adelante con
el orgullo de ser una gran mujer.


Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

No me destierres