Rescoldo.

Las cenizas siguen tibias
las brasas sin apagar
una caricia tuya
y volverán a encender.
Crepita el rescoldo en mi alma
de un amor que no murió
nunca es demasiado tarde
para volver a empezar
un leve soplo de viento
la llama renacerá.
El rescoldo que creía apagado
permite el fuego iniciar
anidando la esperanza
la pasión por incendiar.
Clementh Villarreal

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno

Nocturno - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Al despertar.

Incitación - Mario Benedetti

Soneto II - Pablo Neruda

Poste restante - Mario Benedetti



...