Mujer que llevas sonrisa ancha




Primer beso de la mañana
intenso, dulce que no empalaga.
Primer motivo de la semana,
de labios dulces que me atrapan.

Inocencia sutil, embelesada,
de piel marfil que a los ojos llama.
Inocencia, ayer desempolvada,
de una memoria ahora en calma.

Primer lucero de la mañana
prístino testigo de quienes aman.
Primer deseo: sentirte amada
mujer que llevas sonrisa ancha.

Incierto fin, el que me aguarda
por amarte perdí mi propia alma.
Incierto, sentí que me amabas
y aún así, por mi mismo, regresaba.


Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti

Desamor