Libres





No es el día,
es la mañana y su hermosura
es este mundo, que nos apura.

No es el calor,
es el sol y su enorme mensura
es su brillo lo que nos captura.

No es el frío,
es la tormenta y lo que perdura
es sentir la calma más insegura.

No es el amor,
es el alma ardiendo sin censura
es ser libre, sin ninguna atadura.

Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

No me destierres