Epílogo de un amor




Pero no vengo a pedir más de ti
no creí en el amor a medias,
mas no fue suficiente, por lo que vi.

Por eso, de mi parte, le pongo fin
dejemos que pongas a prueba
lo que otro tiene para dar de sí.

Disculpa si no pregunto: ¿eres feliz?
no es porque dejé de amarte
sino que debo amarme más a mí.

Fuimos nuestros, libres para seguir
y aún ahora, que alzas el vuelo
recuerda que nada se ha de repetir.

Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Destino

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote