Entrega.





Si pides mi sonrisa,
te doy mi alegría.
Si pides mis manos,
te entrego mis brazos.

Si pides un minuto,
te regalo mi tiempo.
Si pides un pensamiento,
te apoderas de mis sueños.

Si pides mi mirada,
de mi voluntad eres dueño.

Si pidieras mi aire,
si pidieras mi aliento…
… te daría mi vida.

Aulis Tornero

-

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Destino

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote