Cuando me quieras encontrar







Sigue mi voz, no estaré lejos…
todavía en el café en el cual tantas noches
estuvimos juntos, o tal vez en la banqueta
donde siempre te esperaba en las tardes.

En el parque, aquel que me enamoré de ti,
con el señor que vende flores,
en el rincón de la calle, ¿te acuerdas?
mirábamos la luna y las estrellas al caer el sol.

Al escuchar guitarras tocando tu canción,
probablemente en los suspiros que escuches
fuera de tu casa, si no me encuentras pronuncia
mi nombre, la sombra a un lado tuyo soy yo.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Hagamos un trato - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti