Paisajes




Paisajes del arroyo y la barranca
donde ensoñé el amor por vez primera,
vivos estáis en mí, como aquel árbol
que extiende su follaje en la ribera,
a cuya sombra casi adolescente
escribí en sueños mi primer poema.

Vivos estáis en mí... dulce memoria
para seguir viviendo. Permanencia
de cuánto amé y viví, cuando las horas
aún vestían sus mieles de inocencia.

Vivos estáis en mí,
estremecéis aún mi lira de poeta
y prolongáis fulgores en el tiempo
como una eterna y dulce confidencia.

Gerardo Molina

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Destino

Última noción de Laura - Mario Benedetti