Breve historia para dos



Y de pronto encuentras unos ojos de los cuales no quieres irte mas


Le dije bésame
sálvame de la razón
así cuando me ame
escucharía mi corazón.

Me dijo mírame
ante tal afirmación
no deseo me lastimes
y que olvides la pasión.

Fue ese instante
el deseo nos marcó
una historia que antes
de los tiempo existió.


Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Escondido y lejos

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote