El sabor de lo prohibido

En cualquier momento,
en cualquier lugar,
con los brazos abiertos,
siempre esperándote estaré.
Cuando surjan los deseos
y el sabor de lo prohibido
nos encuentre sumergidos
yo en tu cuerpo, tú en el mío,
encenderé con frases tu piel,
mi alma entera entregaré.
Y perdidos en la tarde
luego de tanto placer,
contemplarte dormir
para en mis ojos imprimir
cada detalle de tu ser.
Laura Roda

*



-

Entradas más populares de este blog

Desvelo

Enemigo - Mario Benedetti

Si fuera…

Te escondo en mis sueños

Saberte aquí -Mario Benedetti

Fuego mudo - Mario Benedetti

Habrá que vivir