El sabor de lo prohibido

En cualquier momento,
en cualquier lugar,
con los brazos abiertos,
siempre esperándote estaré.
Cuando surjan los deseos
y el sabor de lo prohibido
nos encuentre sumergidos
yo en tu cuerpo, tú en el mío,
encenderé con frases tu piel,
mi alma entera entregaré.
Y perdidos en la tarde
luego de tanto placer,
contemplarte dormir
para en mis ojos imprimir
cada detalle de tu ser.
Laura Roda

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Hilo rojo

Fuego mudo - Mario Benedetti

Al despertar.

Adiós - Idea Vilariño

Poema 4 - Pablo Neruda

Me gusta la gente simple -Facundo Cabral



En este sitio usamos cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información |