Ámame



Ámame a la medianoche
al alba, o al atardecer.

Ámame dulcemente,
déjame disfrutar tu sabor.

Ámame lentamente,
sin temor al tiempo enfrentar.

Ámame sutilmente,
sin prisa por terminar.

Ámame simplemente,
no busques en mí la perfección.

Ámame cuanto te sea posible,
entre cuatro paredes,
en el bosque, o en el mar.

Ámame solamente,
por ser para ti, quien soy.
solo ámame, soy tu mujer.

Clementh Villarreal

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Al despertar.

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti