Memoria y olvido



No toda distancia es ausencia ,ni todo silencio es olvido


En mi memoria existen tantos recuerdos
que se van desvaneciendo como espuma,
aquellos días felices que juré no olvidar,
aventuras sin fin que terminaban en risas.

Ahora, al pasar del tiempo cambio todo,
las vivencias con otras personas llegaron
para invadir el pasado con gran fuerza,
no cumplí la promesa de nunca olvidar.

El olvido llegó y no pude evitarlo,
la vida continúa, el alma necesita
alimentarse para mantener su brillo;
aprendí, tiene que amar y ser amado.

Ahora soy feliz, deseo que tú lo seas,
recuerda, también aseguramos que
distancia y tiempo ayudarían para olvidar,

¡PERDONA!

Omito tu nombre porque no me acuerdo.

Gustavo Huerta.
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Vaya uno a saber - Mario Benedetti

Desvelo

Adiós

Palabras menores - Mario Benedetti

Ah soledades - Mario Benedetti

Indómito

Prisionero de tu olvido