Efimeridad


y entonces te fuiste así como se alejan las estrellas fugaces


Necesario como respirar
tan efímero como la eternidad
el tiempo lo hizo madurar,
el tiempo también olvidar.

Imposible poder comprender
porque algo tan hermoso llegó al final
negar el sentimiento podrás
mentirle a tu corazón jamás.
 Clementh Villarreall


-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Al despertar.

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti